Stories

July 11, 2016

Un día en Tutultepeque

“Ni me quiero acordar cuando no había agua, era una pesadilla”, asegura Ileana Najarro de la comunidad El Chirrinal.

Cuando el reloj marca las 6:00 a.m. el canto de los pájaros despierta a los habitantes de las comunidades de Tutultepeque en Nejapa, un amanecer que se pinta lleno de esperanza. El temor de escasez del agua es casi nulo, ya que después de 3 meses la historia de las 348 familias de 7 comunidades de la zona cambió, el recurso hídrico que tanto anhelaban desde hace muchos años por fin llegó y llegó para establecerse y dibujar una sonrisa permanente en niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.   

 

La familia Najarro conformada por cinco miembros refleja el nuevo rostro de los lugareños. Desde que el agua potable cae de forma constante inician su día bañando a la pequeña Nathaly de 7 años de edad, quien cursa primer grado en el Centro Escolar Cantón Tutultepeque. Ileana su madre cada vez que menciona la palabra agua mantiene marcado en su rostro el camanance que sin duda es la señal de la felicidad. Lavarse los dientes como parte del aseo personal, y colocar el agua para el café son las actividades que posteriormente realizan y que hoy disfrutan con pleno conocimiento que es agua potable.

 

Una vez Nathaly llega a la escuela, los adultos de la casa se dedican a sus labores cotidianas, por un lado el abuelo se va a trabajar en el área de transporte de carga, mientras que la abuela y su madre realizan las actividades domésticas, tienen un pequeño jardín que cuidan con mucha dedicación y preparan los alimentos para la hora del almuerzo. A medida pasa el tiempo cada una de las actividades la desarrolla con la facilidad de tener el agua en casa producto del convenio entre Industrias La Constancia y ANDA, la necesidad de recorrer grandes caminatas para acarrear agua del río ha quedado atrás y sin las ganas de volver a esa escena, que por más de 20 años se convirtió en el diario vivir de Tutultepeque.
 

Continúa leyendo las demás historias sobre cómo el proyecto "Agua para Nejapa" está cambiando vidas.